Este proyecto nace de las más pura casualidad. Realmente no sabría decir a qué momento se remonta mi pasión por la fotografía. Lo que sí sé es que me atrapó desde niña. Aquello que comenzó como un hobby, escondido en ciertas etapas de mi vida, descubrí que era a lo que quería dedicarme.

Unas imágenes escogidas para sacar en papel y una visita a la tienda del barrio de toda la vida, la de Jesús Argudo. Una conversación que deriva en su jubilación y una propuesta, en broma, de si ella se anima a continuar con el negocio. Tras días de nudos en el estómago y miles de reflexiones, se lanza.

Soy consciente de la responsabilidad que supone continuar con la seña de identidad de un gran profesional, quien ha formado parte de los mejores recuerdos de innumerables personas desde hace más de cuatro décadas. En concreto desde el año 1968. Mi intención es no perder la esencia de lo tradicional pero aportando un estilo innovador y, como me dijo una de mis profesoras de fotografía, minimalista y con una perspectiva muy personal.

Surge en el momento más idóneo de mi vida, mi salvavidas y, por ello, me siento muy privilegiada de poder capturar tus momentos en fotografía.

Y cómo no, nadie mejor para acompañarme en esta aventura que mi tía Estrella, mi segunda madre. Dicen que somos el tándem perfecto y como nosotras así lo sentimos, queremos que la fotografía y la decoración también lo formen.  Ella siempre ha creído en la frase haz de tú casa un hogar, en el que se mezclen las distintas vivencias y pinceladas que forman parte de los gustos y estilos más íntimos de cada persona.

Con estos dos ingredientes, fotografía y decoración,  vamos a crear tu rincón perfecto. ¡Anímate, te esperamos!